9 feb. 2011

Top marketing: Evangelizar un producto.

No son pocas las posibilidades de enfoque que ofrece una imagen, una marca. Sin duda la evangelización de un producto supone tocar techo, la cúspide de promoción, comercialización y sobre todo fidelización de un producto.

Evangelizar un elemento supone auténtica devoción por ello. Parándonos a pensar, ¿hasta que punto puede ser dificil dentro de toda la competencia, enfoques, oferta, funcionalidad y prestaciones, un producto el mejor (no tiene porque serlo en calidad) vendido (que no el más vendido)?.

Pues no es fácil, nada fácil, hacer sentir devoción por una marca de producto sea cual sea, tan tangible como una marca de teléfonos o tan intangible como un servicio de animación turística, siempre implica dar con la tecla, asociar unas pautas de calidad, diseño y enfoque del producto a un envoltorio e imagen realmente firme y atractiva para el cliente.

Como todos los interesados por el marketing sabemos, uno de los casos mas sorprendentes es el provocado por los gadgets tecnológicos Apple, que bien poco tiene que ver en este caso con nosotros en cuanto a perfil de producto se refiere, de entrada porque lo suyo es bien tangible y la psicología que se percibe del producto es bien diferente a un servicio, pero si supone el referente de evangelización.
Y no es que a Jobbs (fundador y actual máximo administrador de Apple) le haya sido un camino de rosas elevar la trayectoria de Apple hasta donde se encuentra hoy. Idas y venidas, conflictos con socios e inversores, desacuerdos en productos, problemas técnicos y polémicas en diferentes gadgets recientes, problemas con Greenpeace por el uso de materiales contaminantes, entre otras cuestiones, no han tumbado la importancia y devoción por sus productos.

La clave fué la homogeneización de sus productos en cuanto al cuidado de su imagen (diseños, particulares prestaciones y tecnología punta aunque a veces restringidas a su lobby). La marca de la manzana en su resurgir con Jobs tomó un empuje sin precedentes.

Un importante experto en mercados y marketing comparó fríamente, aunque de manera muy directa y precisa el fenómeno evangelizador de un producto, a la sensación que nos transmite una actriz/actor o modelo que nos atrae en cuanto a imagen.
``Tal vez no haya visto ninguna película suya, ni siquiera lo sé ciertamente, pero sólo sé que me gustará verlo y me atrae cada vez que aparece en pantalla´´.

No hay comentarios:

Publicar un comentario